16 jun. 2011

Porque no siempre lo adecuado es lo correcto.
Porque todo engaña, nada es permantente, el mundo es relativo, y la mente es insensata.